Saltar al contenido

Cuchillos Japoneses Kasumi

Kasumi es la marca de cuchillos de élite que querrás tener en casa si te encantan estos utesilios y eres dado a la alta cocina. Realmente son espectaculares a todos los niveles y tienen mucho que ofrecer. ¡Vamos a verlos!

Un poco de historia de la marca de cuchillos Kasumi

Los cuchillos japoneses Kasumi se fabrican por Sumikama Cutlery, una corporación con sede en Seki que pasó a tener este nombre a partir de 1993 y que comenzó trabajando directamente en el sector de la cuchillería, comercializando navajas e introduciendo punzonadoras en el mercado.

Su producción fue creciendo en cantidad muy rápidamente y también en variedad, pasando a ofrecer todo tipo de cortadores domésticos, comerciales e industriales así como otros útiles de cocina.

Siempre han trabajado la innovación y la tendencia, en un período de tiempo ajustado para resultar siempre pioneros con productos que iban mejorando su calidad (ya de por sí altísima) y sorprendiendo al usuario gracias a la individualización que se ha alcanzado con sus extensos catálogos que satisfacen a todo el mundo.

¿Por qué comprar un cuchillo japonés Kasumi?

Kasumi incluye diversas series de cuchillos que los categorizan según sus diferentes características. De este modo, no te limitas en absoluto y vas a poder disfrutar de cuchillos de titanio, de cerámica, del tradicional acero Damasco… Los hay muy tradicionales, fieles a la representación del cuchillo típico japonés, otros más modernos que incluyen características como materiales inoxidables, doble filo o colores llamativos…

Por supuesto, la variedad incluye también los diferentes tipos de cuchillos, especializados en unos u otros menesteres, contando con útiles Kasumi para todo aquello que se te ocurra.

Ni qué decir tiene que una marca elitista como esta ofrece la máxima calidad en cada una de sus piezas, con perfectos labrados y formados, con los materiales más exclusivos, los detalles más cuidados y un largo etcétera.

Opiniones de los cuchillos japoneses Kasumi

Todos los modelos disponibles están valorados de notable para arriba, siendo el precio, en muchas ocasiones, su único handicap.

Los usuarios los definen como cuchillos fuertes, fáciles de picar si no se cuidan con mimo, que cortan cualquier cosa como si fuese mantequilla, de hermoso diseño, de estupenda sensación al tomarlo a pulso, con un acero excelente, extremadamente afilados, de buen equilibrio y mando ergonómico.

Personas que ya los tienen en casa animan a los demás con frases como “Es el mejor y más afilado cuchillo que he usado en mi vida”, “Este cuchillo es un verdadero ofertón” o “He encontrado mi cuchillo”.