Saltar al contenido

¿Cómo limpiar un cuchillo japonés?

Sin lugar a duda, limpiar un cuchillo japonés son el tirarlo al fregadero y que alguien se encargue. No hablamos de una gran dificultad pero, como es evidente debido a lo especiales que son, su cuidado, incluyendo el lavado, es esmerado, muy diferente al de cualquier cubierto convencional. Si te has hecho con uno o vas a comprarlo, no te pierdas cómo debes limpiarlo para mantenerlo siempre perfecto.

Consejos para limpiar cuchillos japoneses

Vamos, a ver, uno a uno, los puntos más importantes a considerar a la hora de lavar un cuchillo japonés.

  • Lavarlos inmediatamente. Estos útiles hay que lavarlos en cuanto se dejan de utilizar, de manera que no queden mojados ni con restos de alimentos que se conviertan en óxido o moho.
  • Nunca lavar un cuchillo japonés en el lavavajillas.
    • La mayoría de tipos de acero utilizados para las hojas no son antioxidantes, de manera que si el útil no se seca rápidamente, que es lo habitual cuando usamos un lavavajillas, terminará por oxidarse.
    • Los productos de lavavajillas, además de la cantidad de agua y su temperatura son demasiado agresivos para las hojas que pueden, incluso, mellarse.
    • Ni qué decir tiene el proceso de limpieza del electrodoméstico y del hecho de que los utensilios se golpeen unos con otros favorecerá aún más que se pierda el afilado.
  • Elementos de limpieza. Para la limpieza de un cuchillo japonés sólo necesitas un jabón suave y un paño delgado
  • Utilizar agua caliente. Las altas temperaturas ayudan a que la suciedad se desprenda con facilidad, evitando tener que frotarlos fuertemente.
  • Secar rápido y por completo. No dejes los cuchillos japoneses mojados, ya hemos visto que se oxidan. Además, la madera también puede hincharse hasta el punto de que la hoja se afloje o desenganche de ella. Todas sus partes necesitan estar secas al cien por cien lo antes posible.
  • Usar un aceite protector. Si no lo usas a menudo, parte de la limpieza de este utensilio requerirá también su mantenimiento hasta el siguiente uso. Dale una ligerísima capa de aceite de camelia a la hoja para protegerla.